Los efectos de la huelga del transporte todavía están latentes, ya que la actividad no está al cien por cien.

Durante 20 días, el servicio de transporte por carretera, se ha paralizado casi al completo y ha provocado un nivel de congestión muy alto en los puertos de todo el país, uno de los puntos logísticos más afectados por la huelga.

La imposibilidad de acceder a los puertos a recoger la mercancía, ha provocado colapso de contenedores varados y, por ende, saturación de espacio. Esta mercancía no se ha podido distribuir a tiempo y, los productos perecederos que permanecían en el interior de los contenedores refrigerados, en muchas ocasiones, han tenido que ser destruidos. El sector alimentario, por ejemplo, se ha visto enormemente afectado, pues el producto se va degradando con cada día que pasa.

A esto último hay que sumar las tasas y portes que se deben pagar por el almacenaje de los contenedores en los puertos, además del coste por electricidad necesaria que requieren los contenedores con alimentos, por ejemplo. Estas pérdidas millonarias han provocado el cierre de muchas empresas españolas que no han podido asumir las consecuencias de esta huelga. Ya que la mayoría no tienen contratado en su póliza de seguro “el riesgo de daños y perjuicios provocados por una huelga”.

Los puertos españoles han debido actuar con rapidez, e implementar planes de contingencia para paliar esta crisis y dar salida a los contenedores estacionados. Una de las medidas que tomó El Puerto de Barcelona fue dar prioridad a las importaciones, frente a las exportaciones, es decir a las salidas del puerto frente a las entradas. 

Hay que tener en cuenta también, que el transporte marítimo todavía se está recuperando de los temporales que ha habido estos últimos días. Además, el problema de los contenedores vacíos todavía no está resuelto. La gestión de contenedores vacíos se encarga de reposicionar los contenedores que ya han sido descargados a un coste mínimo y, al mismo tiempo, satisfacer las demandas de las empresas que recurren a la contenerización en sus operaciones y necesitan contenedores vacíos. A día de hoy, algunas áreas tienen excedente de contenedores vacíos, mientras que otras tienen escasez. Y, el desafío de la reposición de contenedores vacíos tiene un alto coste anual, por ello las empresas tecnológicas están tratando de buscando soluciones.

Pero, finalmente parece que la huelga ha finalizado y estas son algunas de las medidas más importantes que ha adoptado el gobierno:

¡Esperemos que la cadena de logística haya aprendido de este parón, y sea más fuerte para el próximo que pueda venir!

El equipo de Transglory