Entrevistamos a nuestra compañera Ángela Alandi que lleva más de 25 años en Transglory y actualmente pertenece al departamento de Administración en nuestra delegación de Valencia.  

  1. ¿Qué te ha motivado a permanecer en la empresa durante tanto tiempo?  

No es algo que se planee, empecé muy joven en el Grupo Romeu, estaba en el último curso de carrera. Desde el primer momento me sentí a gusto, no sabía nada de Shipping y fui aprendiendo poco a poco.  

He tenido la suerte de pasar por varios departamentos e incluso estar bajo las órdenes de José María Romeu, aprendí mucho y no solo del negocio.  

Ha habido oportunidades para cambiar de trabajo, incluso fuera del sector, pero siempre ha sido más importante el hecho de sentirme bien con mi trabajo, con la empresa y sobre todo con mis compañeros.  

  1. ¿Cuáles han sido los principales cambios que has presenciado en la empresa a lo largo de los años?  

El principal ha sido el tecnológico – voy a parecer un dinosaurio ja ja ja… – cuando entré en el grupo la gente usaba el fax y empezaban con el correo electrónico, así que: ¡imaginaros! Y como eso, todo. Hemos pasado por varios sistemas informáticos y programas contables. Es espectacular lo que hemos cambiado y mejorado los procesos. Creo que Transglory se ha ido adaptando muy bien a los tiempos y a la exigencia de inmediatez en la que vivimos.  

  1. ¿Cuál ha sido tu mayor logro o contribución a la empresa durante tu tiempo aquí?  

Es una pregunta difícil, decir algo así uno mismo no es fácil. Diría que de lo que me siento más orgullosa es de intentar ser un elemento de cohesión y referencia para mis compañeros, especialmente en la delegación de Valencia. Pero realmente no me correspondería decirlo a mí. 

  1. ¿Cuáles son las habilidades o cualidades que consideras más importantes para tener éxito en esta empresa?  

Diría que lo primero es obviamente el esfuerzo y el interés, pero sobre todo la capacidad de adaptación y la implicación.  

  1. ¿Cómo ha evolucionado tu rol o responsabilidades a lo largo de los años?  

Mis comienzos en la casa fueron en la división de consignación de buques, en documentación. Es un departamento donde se aprende mucho y al que creo que deberíamos dar más importancia. 

En esa primera etapa pasé por varios departamentos de las consignatarias del grupo y también tuve la fortuna, como he dicho antes, de trabajar bajo las órdenes directas de José M. Romeu. Esto me permitió una visión amplia de todas las empresas de la familia y un sentimiento fuerte de pertenencia a un grupo grande y potente. De ahí pasé a Transglory,  llevando la contabilidad de la delegación de Valencia. Desde entonces siempre he estado en el departamento de Administración, aunque mis tareas y atribuciones han ido cambiando según las necesidades de la empresa. 

  1. ¿Cuál ha sido el mayor desafío en tu carrera aquí y cómo lo superaste?  

El paso a un software único, el cual supuso un cambio de mentalidad, de forma de trabajo y de funciones. Fue un reto importante para toda la empresa. Aquella decisión nos ha traído hasta aquí y fue el comienzo de la forma y estructura que tenemos ahora. 

  1. ¿Qué consejo le darías a alguien que empieza ahora en Transglory?  

Que aprenda mucho, se fije y escuche a los compañeros. En Transglory hay grandes profesionales y son lo mejor que tiene la empresa. Somos una compañía de servicios, no fabricamos nada, vendemos nuestra gestión y nuestro saber hacer. El mayor activo de Transglory son sus personas. 

  1. ¿Cómo crees que está afectando la transformación digital al sector?  

Creo que nos está permitiendo optimizar la gestión logística y los procesos. Nos ayudará en un futuro a agilizar los flujos de trabajo y minimizar los errores humanos, pero estamos comenzando el camino y como todo, esto lleva su tiempo. 

El equipo de Transglory