Estos últimos días el sector del transporte ha estado en ascuas esperando la resolución de la huelga convocada por el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), esperando si se llegaría a un acuerdo con el Gobierno o si se llegaría a dar una huelga de transportistas a las puertas de Navidad. 

Finalmente el viernes 17 de diciembre se anunció que CNTC y Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana habían llegado a un acuerdo y se desconvocaba la huelga, pero ¿qué consecuencias puede tener de aprobarse?

Para empresas de transporte como TransGlory, que cuentan con un servicio de almacén y transporte por carretera, hay dos puntos principales que seguir de cerca:

Prohibición de carga y descarga 

La principal medida que recoge el acuerdo es la “prohibición de que el conductor realice las operaciones de carga y descarga de las mercancías tanto en el origen como en el destino del servicio del transporte, salvo determinadas excepciones.” Dentro de esta prohibición no entra solo la mercancía, también hace referencia a los soportes y elementos ajenos a la mercancía (como palotes, cajas, jaulas, etc.), y contempla como excepciones aquellas mercancías que, por su propia especificidad, es imposible que el destinatario las descargue o las cargue: como el caso de las mudanzas, camión-grúa, portavehículos, cisternas…

Para asegurarse el cumplimiento de esta prohibición, el Comité Nacional ha luchado por incluir un régimen sancionador y el Ministerio se compromete a estudiar la viabilidad de incluir en el Real Decreto Ley un régimen sancionador en la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre por incumplimiento de la normativa reguladora de las operaciones de carga y descarga en lo relativo a la participación del conductor.

Tiempos de espera

Ligado a la medida anterior, otro de los puntos principales a los que deberemos estar atentos, es el referente a los tiempos de espera en las zonas de carga y descarga. El acuerdo recoge que “se llevará a cabo un estudio sobre la situación actual de los tiempos de espera en las zonas de carga y descarga para poder definir el coste de estas esperas y establecer cuáles serían las medidas necesarias en este ámbito, previendo asimismo por ley la reducción a sólo 1 hora el plazo máximo para realizar tales tareas a partir de las cuales dará lugar a exigir indemnización”.

 

No sabemos cómo avanzará el acuerdo y cómo quedará finalmente el Real Decreto Ley, que se espera vea la luz en febrero del próximo año, pero desde TransGlory sabemos que deberemos seguir atentamente cualquier avance para adaptarnos y cumplir con las nuevas normativas a la vez que seguimos ofreciendo nuestros mejores servicios a clientes y colaboradores.