Todo sobre los Incoterms – ¿Qué son y porqué son tan importantes?

Dentro del transporte internacional, uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de redactar y firmar un contrato de compraventa, son los Incoterms, puesto que estos términos afectan a la cotización de las exportaciones e importaciones y al precio de les fletes.

Por eso, queremos dedicar una serie de artículos y vídeos sobre este tema que recojan la información principal sobre qué son y cómo se usan los Incoterms, pero también cuáles son los más usados para exportadores e importadores según el tipo de carga o la operación que realicen, por ejemplo, si se trata de grupaje marítimo.

Hoy empezamos, pues, con los básicos y, además del artículo, hemos preparado también un vídeo explicativo ¡No te lo pierdas!

¿Qué son los Incoterms?

Los Incoterms, del inglés International Comercial Terms, son un conjunto de normativas predefinidas usadas, de manera voluntaria, en las transacciones comerciales internacionales. Estas reglas recogen qué responsabilidades y obligaciones dentro de una transacción comercial internacional recaen en la parte vendedora y cuáles recaen en la parte compradora.

Los Incoterms fueron creados por la Cámara de Comercio Internacional (CCI) en 1936. Gracias a su utilidad las normativas acabaron siendo usadas de forma generalizada en todo el mundo y actualmente los Incoterms son aceptados tanto por gobiernos como administraciones públicas, si bien, como veremos más adelante, han sufrido varias actualizaciones desde su concepción.

 

¿Por qué son tan importantes?

En cualquier negocio, las diferentes partes siempre buscarán su propio beneficio, por lo que a la hora de escoger quién se encarga de qué y quién debe pagar qué trámites es normal que surjan roces y disputas importantes.

Los Incoterms, pues, surgieron precisamente con el objetivo de establecer unos criterios unificados acerca de las responsabilidades y obligaciones que comprador y vendedor acordaran a la hora de firmar el contrato de una transacción comercial internacional. Gracias a esta estandarización, ambas partes son conocedoras en todo momento de los requisitos a los que atenerse, lo que ayuda a disminuir el número de disputas y litigaciones. Además, un buen conocimiento de los Incoterms también puede ayudar a ahorrar costes derivados, por ejemplo, de retrasos o incluso de desperfectos en la mercancía.

¿Cómo se leen y qué significan los Incoterms?

Actualmente existen 11 Incoterms, que se forman a partir de la unión de tres letras. La primera letra representa la categoría a la que hace referencia cada uno.

Existen 4 categorías, E, C, F o D.

Pero además los Incoterms también pueden dividirse en dos categorías:

  • Incoterms válidos para cualquier tipo de transporte: EXW, FCA, CPT, CIP, DPU, DAP y DDP.
  • Incoterms válidos solo para transporte marítimo y fluvial: FAS, FOB, CFR, CIF.

Tipos de Incoterms

Grupo E

En este grupo el comprador es quién se hace responsable de la mayoría de las obligaciones y responsabilidades. El vendedor solo debe encargarse de empaquetar la mercancía y esperar a que el comprador la recoja. Incoterm incluido en esta categoría:

  • EXW, también conocido como Ex-works (en fábrica). Como decíamos el comprador es quien corre con la mayoría de obligaciones.

Grupo F

En este caso, además de preparar la mercancía, el vendedor es el encargado de entregarlo al transportista, elegido de antemano por el comprador y quién pagará el trayecto. El vendedor queda eximido de los gastos y riesgos del transporte. En este grupo encontrarás los siguientes Incoterms:

  • FCA – Free Carrier o franco transportista. El vendedor se hace cargo de entregar la mercancía en el lugar acordado en el contrato y tras eso es el comprador quien hace frente a los gastos generados por la contratación de transporte.
  • FAS – Free Alongside Ship o franco al costado del buque. Incoterm usado generalmente para las cargas de productos a granel y en transporte marítimo. Aquí el vendedor tiene la obligación de dejar la mercancía al lado del buque (escogido por el comprador) en el que será transportada y de aquí el responsable pasa a ser el comprador.
  • FOB – Free On Boardo franco a bordo. Este es otro de los Incoterms específicos para el transporte marítimo, en este caso el vendedor carga la mercancía en la embarcación contratada por el comprador, y a partir de entonces es este quien se hace responsable de riesgos y costes.

Grupo C

Este grupo, como en el anterior, es el vendedor el responsable de la entrega, pero además también se encarga del pago de los gastos del transporte. Una vez la mercancía está en el modo de transporte acordado, es el comprador quien se asume responsabilidades y riesgos. Este grupo recoje:

  • CFR – Cost and Freight o coste y flete. Usado en el trasporte marítimo, aquí el vendedor se ocupa de la contratación y los costes de transporte hasta destino, pero los daños y peligros son asumidos por el comprador en cuanto la carga llega al buque.
  • CIF – Cost, Insurance and Freight o coste, seguro y flete. También usado en el transporte de mercancías marítimas, al igual que en el CFR es el vendedor quien se encarga de los gastos que exige el transporte de la mercancía, pero también de la contratación del seguro.
  • CPT – Carriage Paid To o transporte y seguro pagados hasta el lugar de destino fijado. El vendedor es quien se responsabiliza de todos los gastos, transporte, pero no del seguro una vez la mercancía está cargada, lo que debe dejar claro en la cotización.
  • CIP – Carriage and Insurance Paid To o transporte y seguro pagados hasta su destino. Aquí también es la parte vendedora la que paga los gastos de transporte, pero además también se encarga del seguro.

Grupo D

En esta modalidad es el vendedor quien se hace cargo de la mayoría de los gastos y riesgos del envío internacional. Eso sí, cuando la mercancía llega al destino, los gastos y los riesgos pasarán a manos del comprador. Los Incoterms asociados a este grupo son:

  • DAT – Delivered At Terminal o entrega en terminal. El vendedor se responsabiliza de todos los gastos hasta que la mercancía llegue a la terminal acordada.
  • DAP – Delivered At Place o entrega en lugar. En este caso el vendedor se hace cargo de la mayor parte de los gastos que supone el envío internacional, pero el comprador se encarga de los gastos que supone la importación.
  • DDP – Delivered Duty Paid o entrega con los derechos pagados. Aquí es el vendedor quien asume todos los costes y riesgos de la operación de exportación.

 

Después de ver los 11 tipos de Incoterms que existen actualmente, queda claro que, como decíamos, el conocimiento de qué implica cada uno de los términos es fundamental para una buena transacción comercial, puesto que su buen conocimiento y uso pueden resultar en un ahorro considerable si se escoge el Incoterm adecuado a cada caso.  

 

¿Cómo se usan?

Los Incoterms deben aparecer en documentos como el contrato de compraventa, el orden de compra, la proforma, factura comercial, etc. Y deben aparecer de la siguiente manera:

[Incoterm escogido] + [Puerto, lugar o punto de recogida designado] + [Qué Incoterms se están usando (el año)]

Los Incoterms entraron en funcionamiento en 1936 y desde entonces se han actualizado en diversas ocasiones. La última vez fue en con los Incoterms 2020, que sustituyeron a los de 2010 y que buscan actualizarlos teniendo en cuenta las prácticas comerciales internacionales más recientes.

Una actualización de los Incoterms no conlleva que los anteriores dejen de estar vigentes, por eso se recomienda especificar siempre a qué Incoterms se está haciendo referencia y que todas las partes estén en sintonía.

Como comentábamos, los Incoterms son reconocidos en todo el mundo, pero eso no los convierte en algo de uso obligatorio, ya que no constituyen por sí mismos el contrato de compraventa internacional. Por ejemplo, los Incoterms no determinan ni el precio ni la forma de pago de la operación.

 

Son muchas las casuísticas que se recogen dentro de los Incoterms, por eso hemos decidido crear una serie de artículos y vídeos que hablen sobre ello, enfocándonos, después de esta introducción, en los Incoterms relacionados epsecíficamente con el transporte marítimo y el grupaje.

¡Síguenos en nuestro canal de YouTube para no perderte los próximos vídeos sobre el tema!

¿Qué diferencias hay entre un palet americano y un palet europeo?

La palabra palet forma parte del vocabulario básico en el mundo del transporte y la logística y no es para menos, pues es la estructura plana que permite el almacenamiento y transporte fácil de mercancías y productos.

Pero ¿sabías que no todos los palets son iguales?

Existen diversos palets de diferentes tamaños y características usados en todo el mundo, pero los más comunes son los llamados pallets americanos y los palets europeos.

¡Te explicamos su diferencia básica en nuestro nuevo vídeo!

Diferencias entre un palet americano y un palet europeo

La diferencia básica entre ambos radica en sus dimensiones. Los palets americanos son más grandes (1200mm X 1000mm) y más pesados (30Kg aprox.). Por el contrario, los europeos son algo más pequeños (1200mm X 800mm) y algunos kilos más ligeros (25Kg aprox.). ¿Sabes por qué?

Resulta que, con el estallido de la Segunda Guerra Mundial, al transportar material bélico desde Estados Unidos a Europa, vieron que las dimensiones americanas dificultaban el transporte de los palets en trenes europeos, y que un menor tamaño facilitaba la carga y hacía que el espacio estuviera mucho mejor aprovechado, permitiendo cargar más mercancías en cada vagón.

Además, con el tiempo del europalet se creó la subcategoría Display Palet que equivaldría a la mitad del largo de un palet europeo estándar (600 × 800 mm). Este tamaño es el que se usa mayormente en los hipermercados.

Con la implantación generalizada del uso de palets, durante los años 60 surgieron las primeras normativas para su regularización y la creación de medidas estándar. Así, para los palets europeos (o europalets) surgió la homologación EUR o EPAL y para los palets americanos (o universales) se creó la ISO Standard 6780: 2003 Flat pallets for intercontinental materials handling — Principal dimensions and tolerances, que fue revisada y confirmada de nuevo en 2020. Por eso a este tipo de palets también se les llama isopalets.

 

Fumigación de contenedores para el control del chinche apestoso

La fumigación de contenedores es esencial para prevenir la entrada de plagas u otros organismos nocivos al país de llegada de un contenedor al exportar. Muchos países en todo el mundo hacen de la fumigación de mercancías un requisito indispensable a la hora de comerciar internacionalmente.

Hoy hablaremos en especial de Australia y Nueva Zelanda y la obligación de fumigar tu carga contra del chinche apestoso (o BMSB por sus siglas en inglés) si quieres exportar a esos países.

¿Cómo funciona la fumigación de contenedores contra el BMSB?

Primero de todo debes saber que existen dos tipos de procedimientos para el control de plagas en contenedores: la fumigación química o el tratamiento por calor. En España el tratamiento más utilizado es la fumigación con gas fluoruro de sulfurilo.

Una vez fumigado el contenedor debe permanecer sellado durante 24 horas para que el gas pueda resultar efectivo. Después de ese tiempo se abrirá el contenedor para su ventilación y consiguientemente volverá a sellarse, ya definitivamente, antes de ser cargado para su exportación.

El chinche apestoso, originario de Asia, no es nocivo para la salud de las personas ni de los animales pero sí puede resultar dañino para los cultivos, en especial árboles frutales, cultivos hortícolas y extensivos y plantas ornamentales.

En los años noventa fue introducido en Estados Unidos y poco a poco ha ido extendiéndose también por Europa. En 2016 se identificaron los primeros ejemplares en España y desde 2019 nuestro país es considerado como de riesgo, por lo que todas las exportaciones de España a Australia y Nueva Zelanda deben ser fumigadas contra el chinche apestoso.

Te dejamos con nuestro vídeo explicativo:

¿Cuándo hay que fumigar para la exportación a Oceanía?

Hay países cuya obligación de fumigación es todo el año, pero en el caso de Australia y Nueva Zelanda el tratamiento es solo necesario durante las exportaciones realizadas entre septiembre y mayo, los meses de verano en el hemisferio sur.

 

Quizá también te interese nuestro artículo sobre la normativa ISPM15 sobre la fumigación de embalajes de madera.

 

TransGlory ofrece servicios semanales directos de LCL a Australia y Nueva Zelanda, puedes consultar todas las rutas en  My.TransGlory.com.

Puedes contactar con nosotros ante cualquier duda, estaremos encantados de atenderte.